Ayuda

La Biblia Textual

1 ¿Qué ventaja tiene pues el judío? ¿O de qué aprovecha la circuncisión?
2 Muchas, en todos los sentidos. Primero, ciertamente en que les fueron encomendados los oráculos de Dios.
3 ¿Pues qué, si algunos se negaron a creer? ¿La incredulidad de ellos anulará acaso la fidelidad de Dios?
4 ¡De ninguna manera! Antes bien, siga siendo Dios veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso, como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, Y venzas cuando seas juzgado.
5 Y si nuestra injusticia resalta la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que expresa su ira? (hablo como hombre).
6 ¡De ninguna manera! De otro modo, ¿cómo juzgará Dios al mundo?
7 Pero si mi mentira hizo abundar la verdad de Dios para su gloria, ¿por qué aun así yo mismo soy juzgado como pecador?
8 ¿Y por qué no decir, como somos calumniados, y como algunos (cuya condenación es justa) afirman que decimos: Hagamos lo malo para que venga lo bueno?

No hay justo

9 ¿Entonces qué? ¿Estamos en desventaja? ¡En ninguna manera!, pues ya hemos acusado tanto a judíos como a griegos, que todos están bajo pecado,
10 como está escrito: No hay justo, ni aun uno,
11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios,
12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, ni siquiera uno;
13 Sepulcro abierto es su garganta, Con sus lenguas engañaron, Veneno de áspides hay bajo sus labios,
14 Su boca está llena de maldición y de amargura;
15 Veloces son sus pies para derramar sangre;
16 Destrucción y miseria hay en sus caminos,
17 No conocieron camino de paz.
18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.
19 Pero sabemos que cuantas cosas dice la ley, las dice a los que están en la ley, para que toda boca sea cerrada, y todo el mundo quede expuesto al juicio de Dios;
20 porque por las obras de la ley ninguna carne será justificada delante de Él, porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

La justicia por la fe

21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y los profetas:
22 la justicia divina mediante la fe de Jesús el Mesías, para todos los que creen (porque no hay distinción alguna,
23 por cuanto todos pecaron, y están privados de la gloria de Dios),
24 siendo justificados por su gracia, sin merecimiento alguno, mediante la redención que tienen en Jesús el Mesías;
25 a quien Dios ha propuesto públicamente como sacrificio expiatorio por su sangre a través de la fe, como evidencia de su justicia, a causa de haber pasado por alto, Dios en su paciencia, los pecados pasados,
26 con el propósito de demostrar su justicia en el tiempo presente, a fin de que Él siga siendo justo también cuando declara justo al que es de la fe de Jesús.
27 ¿Dónde está pues la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿De las obras? No, sino por la ley de la fe.
28 Sostenemos entonces que el hombre es declarado justo por la fe, sin las obras de la ley.

El Dios de todos

29 ¿Acaso Él es el Dios de los judíos solamente? ¿No es también de los gentiles? ¡Sí, también de los gentiles!
30 Ya que hay un solo Dios, el cual declarará justos a los circuncisos a base de fe, y por medio de la fe a los incircuncisos.
31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? ¡De ninguna manera, sino que confirmamos la ley!
© 2017 ERF Medien