Ayuda

La Biblia Textual

El sembrador

1 Aquel mismo día, saliendo Jesús de la casa, se sentó a la orilla del mar.
2 Y se le juntaron grandes multitudes, por lo cual, subiendo a una barca, se sentó; y toda la muchedumbre estaba de pie en la playa.
3 Y les habló muchas cosas en parábolas, diciendo: He aquí el sembrador salió a sembrar.
4 Y cuando iba sembrando, unas semillas cayeron junto al camino, y llegaron las aves y se las comieron.
5 Otras cayeron en los pedregales, donde no tenían mucha tierra, y brotaron pronto por no tener tierra profunda,
6 pero salido el sol, se agostaron, y por no tener raíz, se secaron.
7 Otras cayeron entre los espinos, y los espinos crecieron y las ahogaron.
8 Pero otras cayeron en tierra buena, y dieron fruto: una, ciertamente a ciento por uno, otra a sesenta, y otra a treinta por uno.
9 El que tiene oídos, oiga.

Propósito de las parábolas

10 Y acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas en parábolas?
11 Él respondiendo, dijo: Porque a vosotros ha sido dado a conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no ha sido dado.
12 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más que suficiente; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
13 Por esto les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
14 Y se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De oído oiréis, y no entenderéis, Y viendo veréis, y no percibiréis:
15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos. No sea que vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y Yo los sane.
16 Pero bienaventurados vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos porque oyen.
17 Porque de cierto os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

Explicación de la parábola

18 Oíd pues vosotros la parábola del que sembró:
19 De todo el que oye la palabra del reino y no la entiende, viene el maligno y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino.
20 Y el que fue sembrado en los pedregales, éste es el que oye la palabra y al momento la recibe con gozo,
21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, y llegada una tribulación o persecución por causa de la palabra, al momento se escandaliza.
22 Y el que fue sembrado entre espinas, éste es el que oye la palabra, pero el afán del mundo y el engaño de la riqueza ahogan la palabra y se hace infructuosa.
23 Pero el que fue sembrado en tierra buena, éste es el que oye y entiende la palabra; el que también da fruto, y produce cual a ciento por uno, cual a sesenta, y cual a treinta por uno.

El trigo y la cizaña

24 Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es comparado a un hombre que sembró buena semilla en su campo.
25 Pero, al dormir los hombres, vino su enemigo y sobresembró cizaña en medio del trigo, y se fue.
26 Y cuando germinó el tallo y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
27 Y acercándose los siervos del padre de familia, le dijeron: Señor, ¿acaso no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?
28 Y él les dijo: Algún enemigo hizo esto. Le dicen los siervos: ¿Quieres, pues, que vayamos y la recojamos?
29 Pero él dice: No, no sea que recogiendo la cizaña arranquéis con ella el trigo.
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega, y en tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla totalmente, pero el trigo reunidlo en mi granero.

El grano de mostaza

31 Les propuso otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a una semilla de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo,
32 la cual en verdad es más pequeña que todas las semillas, pero cuando ha crecido es la mayor de las hortalizas, y llega a ser árbol, hasta el punto que vienen las aves del cielo y anidan en sus ramas.

La levadura

33 Otra parábola les habló: El reino de los cielos es semejante a la levadura que una mujer tomó y la escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.

Uso de las parábolas

34 Todas estas cosas habló Jesús a las multitudes en parábolas, y sin parábola nada les hablaba,
35 para que se cumpliera lo dicho por el profeta, cuando dice: Abriré mi boca en parábolas, Declararé cosas escondidas desde la creación.

Explicación de la parábola

36 Habiendo despedido entonces a las multitudes, entró en la casa, y se acercaron a Él sus discípulos, diciendo: Decláranos la parábola de la cizaña del campo.
37 Él respondió y dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre,
38 el campo es el mundo, la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno,
39 el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es la consumación del siglo, y los segadores son los ángeles.
40 Por tanto, así como la cizaña es recogida y consumida con el fuego, así será en la consumación del siglo.
41 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que causan tropiezos y a los que hacen iniquidad,
42 y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el crujido de los dientes.
43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos, oiga.

El tesoro escondido

44 El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, que al hallarlo un hombre, lo encubre, y por el gozo de ello, va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

La perla muy preciosa

45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader en busca de buenas perlas,
46 y cuando encontró una perla muy preciosa, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.

La jábega

47 También el reino de los cielos es semejante a una jábega que, echada al mar, recoge de toda suerte de peces,
48 la cual, una vez llena, la sacan a la orilla, y sentándose, recogen los buenos en canastos, y echan fuera los malos.
49 Así será en la consumación del siglo. Saldrán los ángeles y separarán a los malvados de entre los justos,
50 y los echarán al horno de fuego. Allí será el llanto y el crujido de los dientes.

Tesoros nuevos y viejos

51 ¿Entendisteis todas estas cosas? Le dicen: Sí.
52 Él les dijo: Por esto, todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que de su tesoro va sacando cosas nuevas y cosas viejas.

Rechazo en Nazaret

53 Y aconteció que cuando Jesús hubo acabado de decir estas parábolas, se fue de allí.
54 Y llegando a su propia tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de manera que quedaban atónitos, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos poderes milagrosos?
55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre Miriam, y sus hermanos Jacobo y José y Simón y Judas?
56 ¿No están acaso todas sus hermanas frente a nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?
57 Y se escandalizaban a causa de Él. Jesús les dijo: No hay profeta sin honra sino en su tierra y en su casa.
58 Y no hizo allí muchos milagros por causa de la incredulidad de ellos.
© 2017 ERF Medien