Ayuda

La Biblia Textual

Al director del coro, para Jedutún. Salmo de Asaf.

1 Con mi voz clamé a ’Elohim, A ’Elohim clamé, y Él me escuchó.
2 En el día de mi angustia busqué a Adonay; A Él alzaba mis manos de noche sin descanso, Mi alma rehusaba consuelo.
3 Me acuerdo de ’Elohim, y me conmuevo, Me lamento, y mi espíritu desmaya. Selah
4 Mantienes mis ojos desvelados, Estoy turbado, y no puedo hablar.
5 He considerado los días desde el principio, Los años de los siglos.
6 Recuerdo mi cántico en la noche, Medito en mi corazón, y mi espíritu escudriña:
7 ¿Desechará Adonay para siempre, y no volverá más a amar?
8 ¿Se ha agotado por completo su compasión? ¿Se ha extinguido para siempre su promesa?
9 ¿Habrá olvidado ’Elohim el tener misericordia? ¿Encerró en su ira sus piedades? Selah
10 Entonces dije: Enfermedad mía es ésta: Que la diestra de ’Elyón pueda cambiar.
11 Me acordaré de las obras de YH, ¡Sí! me acordaré de tus maravillas de antaño.
12 Meditaré en toda tu obra, Y reflexionaré en tus proezas.
13 ¡Oh ’Elohim, en santidad es tu camino! ¿Qué dios es tan grande como ’Elohim?
14 Tú eres el Dios que obra maravillas; Hiciste notorio en los pueblos tu poder.
15 Con tu brazo redimiste a tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José. Selah
16 Te vieron las aguas, oh ’Elohim, Las aguas te vieron y temieron, Los abismos también se estremecieron.
17 Las nubes derramaron torrentes de aguas, Los nubarrones dieron su voz, Y tus saetas salieron disparadas.
18 La voz de tu trueno estaba en el torbellino, Tus relámpagos alumbraron el mundo, Se estremeció y tembló la tierra.
19 Abriste tu camino en el mar, Tus sendas, en las aguas caudalosas, Y tus pisadas no dejaron rastro.
20 Como rebaño guiaste a tu pueblo, Por mano de Moisés y Aarón.
© 2017 ERF Medien