Ayuda

La Biblia Textual

Al director del coro. Sobre lírios. De David.

1 Sálvame ’Elohim, porque las aguas han entrado hasta el alma.
2 Estoy hundido en el cieno profundo, Y no hallo donde asentar el pie; He entrado en aguas profundas, Y la corriente me ha anegado.
3 Estoy cansado de llamar, Mi garganta ha enronquecido, Mis ojos desfallecen esperando a mi Dios.
4 Más que los cabellos de mi cabeza son los que me aborrecen sin causa. Los que intentan destruirme son fuertes, Se han hecho mis enemigos sin tener por qué, Y ahora tengo que pagar lo que no robé.
5 Oh ’Elohim, Tú conoces mi insensatez, Y mis pecados no te son ocultos.
6 No sean avergonzados por mi causa los que en ti esperan, oh Adonay YHVH Sebaot, No sean confundidos por mi causa los que te buscan, oh Dios de Israel.
7 Porque por tu causa he sufrido afrenta, Y la confusión ha cubierto mi rostro.
8 He venido a ser extraño para mis hermanos, Y extranjero para los hijos de mi madre.
9 Porque el celo de tu Casa me consume, Y los vituperios de los que te vituperaban cayeron sobre mí.
10 Lloré afligiendo con ayuno mi alma, Y esto me ha sido por afrenta.
11 Puse además cilicio por vestido, Y vine a serles por proverbio.
12 Los que se sientan a la puerta murmuran de mí, Y he venido a ser copla de borrachos.
13 Pero yo elevo mi oración a ti, oh YHVH, en el tiempo de tu buena voluntad; Oh ’Elohim, por la abundancia de tu misericordia, Respóndeme con la verdad de tu salvación.
14 Sácame del lodo, y no dejes que me hunda; Sea yo libertado de los que me aborrecen, Y de las profundidades de las aguas.
15 No me anegue la corriente de las aguas, Ni me trague el abismo, Ni la fosa cierre sobre mí su boca.
16 Respóndeme, oh YHVH, porque tu misericordia es benigna, Vuélvete a mí conforme a la multitud de tus piedades.
17 No escondas tu rostro de tu siervo, Porque estoy en angustia, Apresúrate a responderme.
18 ¡Acércate a mi alma y redímela! ¡Rescátame por causa de mis enemigos!
19 Tú conoces mi afrenta, mi confusión y mi oprobio, Delante de ti están todos mis adversarios.
20 El oprobio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado, Esperé compasión, y no la hubo, Y consoladores, pero ninguno hallé.
21 Me pusieron además hiel por comida, Y en mi sed me dieron a beber vinagre.
22 Sea su mesa delante de ellos por lazo, Y lo que es para bien, por trampa.
23 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y haz que sus lomos tiemblen continuamente.
24 Derrama sobre ellos tu ira, Y alcánzalos con la furia de tu indignación.
25 Sea su palacio asolado, Y en sus tiendas no haya morador.
26 Porque persiguen al que Tú has herido, Y comentan el dolor de los que Tú llagaste.
27 ¡Añádeles iniquidad sobre su iniquidad, Y no entren ellos en tu justicia!
28 ¡Sean borrados del rollo de la vida, Y no sean inscritos con los justos!
29 Pero a mí, afligido y adolorido, ¡Póngame en alto tu salvación, oh ’Elohim!
30 Yo alabaré el nombre de Dios con cántico, Y lo exaltaré con acción de gracias.
31 Y agradará a YHVH más que el sacrificio de bueyes, O novillo con cuernos y pezuñas.
32 Lo verán los oprimidos y se regocijarán. Vosotros, que buscáis a ’Elohim: ¡Anímese vuestro corazón!
33 Porque YHVH oye a los menesterosos, Y no menosprecia a sus prisioneros.
34 ¡Alábenlo los cielos y la tierra, Los mares, y cuanto se mueve en ellos!
35 Porque ’Elohim salvará a Sión, Y reedificará las ciudades de Judá, Y habitarán allí y la poseerán.
36 La descendencia de sus siervos la heredará, Y los que aman su Nombre habitarán en ella.
© 2018 ERF Medien