Ayuda

La Biblia Textual

Salmo de David.

1 ¡Oh YHVH, contiende con los que contienden contra mí! ¡Pelea contra los que me combaten!
2 ¡Echa mano del escudo y del broquel, Y levántate en mi ayuda!
3 Saca la lanza y cierra el paso a mis perseguidores. Di a mi alma: ¡Yo soy tu victoria!
4 Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida, Sean vueltos atrás y confundidos los que intentan mi mal,
5 Sean como la paja al viento, Y acóselos el ángel de YHVH;
6 Sea su camino tenebroso y resbaladizo, Y el ángel de YHVH los persiga;
7 Porque sin causa me tendieron su red, Sin motivo cavaron fosa para mi alma.
8 Véngale la destrucción inesperada; Préndalo la red que él mismo puso, y caiga en ella con quebranto.
9 Mi alma se deleitará en YHVH, Se regocijará en su salvación.
10 Todos mis huesos dirán: Oh YHVH, ¿quién como Tú, Que libras al débil del que es más fuerte que él, Y al pobre y menesteroso del que lo despoja?
11 Se levantan testigos falsos; De lo que no sé me preguntan.
12 Me devuelven mal por bien, Causando desolación a mi alma,
13 Yo en cambio, estando ellos enfermos, me vestía de cilicio, Y afligía mi alma con ayuno, Hasta que mi súplica a favor de ellos me era concedida.
14 Como por mi compañero, como por mi hermano actuaba; Como el que llora por su madre, afligido me humillaba.
15 Pero ellos, en mi adversidad se alegran, y se juntan contra mí con otros, a quienes no conozco, y no cesan de hostigarme.
16 Se mofan de mí con las burlas más profanas, Y sobre mí hacen rechinar sus dientes.
17 Oh Adonay, ¿hasta cuándo seguirás mirando esto? ¡Libra mi vida de sus destrucciones, Mi alma solitaria de los leones!
18 Yo te daré gracias ante la gran congregación, Te alabaré entre un pueblo numeroso.
19 No se alegren de mí los que sin causa son mis enemigos, Ni guiñen el ojo los que me aborrecen sin causa.
20 Por cuanto no hablan de paz, Sino que contra los mansos de la tierra, Inventan palabras calumniosas.
21 Ensanchan su boca contra mí, diciendo: ¡Ea, nuestros ojos lo están viendo!
22 ¡Oh YHVH, Tú también lo estás viendo: ¡No calles! ¡Oh Adonay, no estés lejos de mí!
23 ¡Despierta y alértate a mi defensa, Dios mío y Señor mío, para defender mi causa!
24 Júzgame conforme a tu justicia, oh YHVH Dios mío, Y no se alegren ellos a costa mía.
25 No digan satisfechos: ¡He aquí nuestro deseo! No digan: ¡Lo hemos devorado!
26 Sean avergonzados y abochornados a una los que se alegran de mi mal, Vístanse de vergüenza y confusión los que se engrandecen contra mí.
27 Canten de júbilo y alégrense los que se deleitan en mi justicia, Y digan siempre: ¡Engrandecido sea YHVH, Que se complace en la prosperidad de su siervo!
28 Y mi lengua hablará de tu justicia, Y de tu alabanza todo el día.
© 2017 ERF Medien