Ayuda

La Biblia Textual

Al director del coro. Salmo de David, siervo de YHVH, el cual habló a YHVH las palabras de este cántico el día que YHVH lo libró de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl.

1 Dijo: ¡Te amo entrañablemente, oh YHVH, fortaleza mía!
2 ¡YHVH, roca mía y castillo mío, y mi libertador! Dios mío y fortaleza mía, en quien me refugio, Mi escudo y mi cuerno de salvación, mi alta torre.
3 Invocaré a YHVH, quien es digno de toda alabanza, Y seré salvo de mis enemigos.
4 Me rodearon los lazos de la Muerte, Sentí el espanto de los torrentes de Belial.
5 Me rodearon las ligaduras del Seol, Las trampas de la Muerte surgieron ante mí.
6 En mi angustia invoqué a YHVH, clamé a mi Dios; Y Él oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor delante de su presencia llegó a sus oídos.
7 La tierra fue conmovida y tembló, Se conmovieron los fundamentos de los montes, Fueron sacudidos, porque Él se indignó.
8 De su nariz se alzó una humareda, Un fuego voraz de su boca, Ascuas de fuego se encendían en Él.
9 Inclinó los cielos, y descendió, Con densas tinieblas bajo sus pies,
10 Cabalgó sobre un querubín y voló, Precipitándose sobre las alas del viento.
11 Puso oscuridad por escondedero, Con su pabellón en derredor suyo, Oscuridad de aguas, Densas nubes de los cielos.
12 Por el fulgor de su presencia, Atravesaron las densas nubes, Descargando granizo y ascuas de fuego.
13 YHVH tronó desde los cielos, ’Elyón hizo oír su voz: ¡Granizo y ascuas de fuego!
14 Disparó sus saetas y los dispersó, Puñados de relámpagos, y los enloqueció.
15 Ante tu bramido, oh YHVH, Ante el airado resoplar de tu nariz, Se hicieron visibles los abismos del mar, Y se descubrieron los cimientos del orbe.
16 Envió desde lo alto y me tomó, Me sacó de las muchas aguas.
17 Me libró de mi más poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, Porque eran más fuertes que yo.
18 Me habían acometido en el día de mi quebranto, Pero YHVH fue mi apoyo.
19 Me sacó a un lugar espacioso, Me rescató, se complació en mí.
20 YHVH me ha premiado conforme a mi justicia, Me ha retribuido según la pureza de mis manos,
21 Porque he guardado los caminos de YHVH, Y no me aparté impíamente de mi Dios.
22 Pues todos sus preceptos estuvieron delante de mí, Y no me he quitado de encima sus estatutos.
23 He sido para con Él irreprensible, Y me he guardado de cometer iniquidad.
24 YHVH ha retribuido mi rectitud, La pureza de mis manos ante sus ojos.
25 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, Y recto para con el hombre íntegro.
26 Puro te mostrarás con el puro, Y con el pícaro te mostrarás sagaz.
27 En verdad, Tú salvas al pueblo afligido, Y humillas los ojos altaneros.
28 En verdad, oh YHVH, Tú enciendes mi lámpara. ¡Oh Dios mío, Tú iluminas mi oscuridad!
29 En verdad, contigo desbarataré ejércitos, Con mi Dios asaltaré muros.
30 El camino de Ha-’El es perfecto, La palabra de YHVH, acrisolada. Escudo es a todos los que se refugian en Él.
31 Porque, ¿quién es ’Eloah aparte de YHVH? ¿Y quién es la Roca fuera de nuestro Dios?
32 Ha-’El es quien me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino,
33 Que hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme en mis alturas,
34 Que adiestra mis manos para la batalla, De modo que mis brazos puedan entesar el arco de bronce.
35 Me diste también el escudo de tu salvación, Tu diestra me ha sustentado, Y tu benignidad me ha engrandecido.
36 Ensanchaste mis pasos debajo de mí, Y mis tobillos no flaquearon.
37 Perseguí a mis enemigos, y les di alcance, Y no regresé hasta que acabé con ellos.
38 Los golpeé, y no pudieron levantarse, Cayeron debajo de mis pies.
39 Me ceñiste de valor para la guerra, Doblegaste a los que me resistían.
40 Pusiste en fuga a mis enemigos, Y pude destruir a quienes me aborrecían.
41 Clamaron, pero no hubo quien los librara, Aun a YHVH, pero no les respondió.
42 Los desmenucé como polvo ante el viento, Los arrojé como el fango de las calles.
43 Me has librado de las contiendas del pueblo, Me has hecho cabeza de las naciones, Un pueblo que no conocía me sirve.
44 No bien oyen de mí, me obedecen, Los extranjeros se sometieron a mí.
45 Los extranjeros desfallecen, Y salen temblando de sus fortalezas.
46 ¡Viva YHVH! ¡Bendita sea mi Roca! Sea enaltecido el Dios de mi salvación,
47 El Dios que ejecuta mi venganza, Y somete pueblos debajo de mí.
48 Me has librado de mis enemigos, Sí, me exaltaste sobre los que se alzaron contra mí, Y me libraste del varón violento.
49 Por tanto yo te confesaré entre las naciones, ¡Oh YHVH! y cantaré salmos de gloria a tu Nombre.
50 Él ha engrandecido las victorias de su rey, Y ha mostrado misericordia a su ungido: A David y a su descendencia para siempre.
© 2018 ERF Medien