Ayuda

La Biblia Textual

Al director del coro. Salmo de David.

1 ¡Oh Dios de mi alabanza, no ensordezcas!
2 Porque una boca malvada y una boca engañosa se ha abierto contra mí; Han hablado de mí con lengua mentirosa.
3 Con palabras de odio me han rodeado, Y pelearon contra mí sin causa.
4 En pago de mi amor me son adversarios, Aunque yo oraba.
5 Me devuelven mal por bien, Y odio por mi amor, diciendo:
6 ¡Levanta sobre él al impío, Y sea Satanás a su diestra!
7 ¡Salga culpable cuando sea juzgado, Y conviértase su oración en pecado!
8 ¡Sean pocos sus días, Y tome otro su oficio!
9 ¡Sean sus hijos huérfanos, Y su mujer viuda!
10 ¡Vaguen errantes sus hijos y mendiguen, Y busquen su pan expulsados de sus ruinas!
11 ¡Apodérense usureros de todo lo que tiene, Y extraños saqueen su trabajo!
12 No tenga quien le haga misericordia, Ni haya quien se compadezca de sus huérfanos.
13 ¡Sea exterminada su posteridad! ¡Sea su nombre borrado en la segunda generación!
14 Venga en memoria ante YHVH la iniquidad de sus padres, Y no sea borrado el pecado de su madre;
15 Estén siempre delante de YHVH, Para que Él corte de la tierra su memoria,
16 Por cuanto no se acordó de hacer misericordia, Sino que persiguió al hombre afligido y menesteroso, Al quebrantado de corazón, para darle muerte.
17 Amó la maldición, y ésta le sobrevino, Rehusó la bendición, y ella se alejó de él.
18 Como de su manto, se vistió de maldición, Y ella entró como agua en sus entrañas, Como aceite en sus huesos.
19 ¡Séale cual vestido que lo cubra, Y como cinto que lo ciña siempre!
20 Así pague YHVH a los que me acusan, A los que dicen mal contra mi alma.
21 Tú, en cambio, oh YHVH, Señor mío, Trata conmigo por amor de tu Nombre, Líbrame, porque tu misericordia es buena.
22 Porque yo estoy afligido y necesitado, Y mi corazón está herido dentro de mí.
23 Voy pasando cual sombra que declina, Me sacuden como a la langosta.
24 Se me doblan las rodillas a causa del ayuno, Y mi carne desfallece por falta de gordura.
25 Soy la burla de ellos, Me miran, y menean la cabeza.
26 ¡Ayúdame YHVH Dios mío! ¡Sálvame conforme a tu misericordia!
27 Entiendan que ésta es tu mano, Que Tú, oh YHVH, has hecho esto.
28 Maldigan ellos, pero Tú bendice, Se han levantado, pero serán avergonzados, Y tu siervo se alegrará.
29 Mis acusadores serán vestidos de infamia, Y la confusión los envolverá como un manto.
30 Daré gracias a YHVH en gran manera con mi boca, En medio de muchos lo alabaré,
31 Porque Él se puso a la diestra del pobre, Para salvar su alma de los que lo juzgan.
© 2018 ERF Medien