Ayuda

La Biblia Textual

El castigo inminente

1 Oh Israel, no te alegres ni te regocijes como los gentiles, Porque te prostituiste abandonando a tu Dios, Y vendiste tus amores en todas las eras del trigo,
2 La era y el lagar no los alimentarán, Y el mosto engañará y les fallará.
3 No habitarán en la tierra de YHVH, Efraín se volverá a Egipto, y en Asiria comerán manjar impuro.
4 No ofrecerán a YHVH libaciones de vino, Ni sus holocaustos le serán aceptos; Serán para ellos como pan de duelo, todos los que coman quedarán impuros. Su pan les quitará el hambre, Pero no entrará en la Casa de YHVH.
5 ¿Qué haréis en el día de la solemnidad, En el día de la fiesta de YHVH?
6 Si escapan a causa de la calamidad, Egipto los recogerá, Menfis los sepultará. La codicia de su plata la heredará la ortiga, Y en sus tiendas crecerán espinos.
7 Llegan los días del castigo, llegan los días de la retribución. Que lo sepa Israel: A causa de la magnitud de tu pecado, A causa de tu gran hostilidad, el profeta ha enloquecido, El hombre inspirado desvaría,
8 Y el vidente de Efraín profetiza sin contar con su Dios; Es trampa de furtivo en sus caminos, Y subversión en la Casa de su Dios.
9 Se han corrompido grandemente, como en los días de Gabaa; Pero Él tiene presente su culpa, y castigará su pecado.
10 Como uvas en el desierto hallé a Israel, Como breva en la higuera encontré a vuestros padres. Pero ellos fueron a Baal-peor y se consagraron a la Vergüenza, Y se hicieron tan abominables como aquello que amaron.
11 Cual ave volará la gloria de Efraín: No habrá parto, ni embarazo, ni concepción,
12 Y si sus hijos llegaran a grandes, los quitaré de en medio de los hombres. ¡Ay de ellos también, cuando Yo me aparte de ellos!
13 Según he podido observar, Efraín es otra Tiro plantada en la pradera, Pero Efraín entregará sus hijos al verdugo.
14 ¡Dales, oh YHVH! ¿qué les darás? Dales matrices que aborten, Y pechos enjutos.
15 Toda su maldad empezó en Gilgal, Allí, pues, comencé a aborrecerlos, Por la maldad de sus hechos los arrojé de mi Casa, No volverán más a ser amados por mí, Todos sus príncipes son apóstatas.
16 Herido está Efraín, su raíz está seca y no da fruto, Aunque den a luz, haré morir el amor de sus entrañas.
17 Mi Dios los desechará, porque ellos no lo escucharon, Y andarán errantes entre las naciones.
© 2018 ERF Medien