Ayuda

La Biblia Textual

Job se queja ante Dios

1 ¿No es una milicia el destino del hombre en la tierra? ¿No son sus días como los días de un jornalero?
2 Como un esclavo que anhela la sombra, Y como un jornalero que espera su paga,
3 Así he heredado yo meses sin provecho, Y noches de aflicción me fueron asignadas.
4 Si me acuesto, entonces digo: ¿Cuándo me levantaré? Y la noche se alarga, y me harto de dar vueltas hasta el alba.
5 Mi carne está vestida de gusanos y de costra polvorienta, Mi piel se agrieta y supura,
6 Mis días se me van más veloces que la lanzadera, Y se me acaban por falta de hilo.
7 ¡Acuérdate de que mi vida es un soplo, Y que mis ojos no volverán a ver el bien!
8 El ojo del que me ve, ya no me verá más, Tus ojos se fijarán en mí, pero ya no existiré.
9 Como la nube se deshace y se va, Así quien baja al Seol, no vuelve más.
10 No retorna más a su morada, Ni su lugar lo reconoce ya.
11 Por tanto, no refrenaré mi boca, Hablaré en la angustia de mi espíritu, Me quejaré en la amargura de mi alma.
12 ¿Soy yo acaso el mar, o el monstruo marino, Para que pongas guardia sobre mí?
13 Si digo: Me consolará mi lecho, Mi cama aliviará mi queja;
14 Entonces me aterras con sueños Y me turbas con visiones.
15 De manera que mi alma prefiere la estrangulación y la muerte, Antes que estos huesos míos.
16 ¡Abomino la vida! ¡No quiero vivir ya! ¡Déjame, mis días son vanidad!
17 ¿Qué es el mortal, para que lo engrandezcas, Y pongas en él tu atención,
18 Y lo examines cada mañana, Y lo pongas a prueba cada tarde?
19 ¿Hasta cuándo no apartarás de mí tu mirada, Ni me soltarás para que trague saliva?
20 Si he pecado, ¿qué te hago a ti, oh Guardián del hombre? ¿Por qué me pones por blanco tuyo, Hasta convertirme en una carga para ti?
21 ¿Por qué no quitas mis pecados y haces que pase mi iniquidad? Porque en breve me acostaré en el polvo, Me buscarás, pero no existiré.
© 2017 ERF Medien