Ayuda

La Biblia Textual

1 ¡Clama ahora! ¿Habrá quién te responda? ¿A cuál de los santos acudirás?
2 Es cierto que el encono mata al necio, Y la envidia carcome al simple.
3 He visto al necio echar raíces, Pero al punto maldije su morada.
4 Sus hijos están lejos de toda seguridad, Y son aplastados en la puerta sin que nadie los defienda.
5 Su cosecha la devoran los hambrientos Sacándola aun de entre los espinos, Y el tramposo sorbe su fortuna.
6 Porque no sale del polvo la miseria, Ni las desdichas brotan de la tierra,
7 Sino que es el hombre quien nace para la aflicción, Como las chispas para alzar el vuelo.
8 Si yo fuera tú, me dirigiría a Dios, Y expondría mi causa ante ’Elohim,
9 Que hace prodigios inescrutables, Y maravillas sin número:
10 Da lluvia a la tierra, Riega los campos,
11 Exalta a los humildes, Da lugar seguro a los afligidos,
12 Malogra los planes del astuto, Para que fracase su propósito,
13 Prende a los pícaros en su propia astucia, Y trastorna las intrigas del taimado.
14 En pleno día, tropiezan con tinieblas, A plena luz, andan a tientas como de noche.
15 Así salva al pobre de la lengua afilada, Y de la mano de los poderosos.
16 Así el desvalido conserva la esperanza, Y la iniquidad tiene que cerrar su boca.
17 Dichoso el hombre a quien Dios disciplina: No menosprecies la corrección de ’El-Shadday,
18 Porque Él hace la herida y la venda, Hiere, pero sus manos sanan.
19 De seis tribulaciones te librará, Y aun en siete no te tocará el mal:
20 Durante la hambruna te salvará de la muerte, Y en la guerra, del poder de la espada.
21 Estarás a cubierto del azote de la lengua, Y no temerás cuando llegue el desastre.
22 Te reirás del estrago y del hambre, Y no tendrás miedo a las fieras de la tierra,
23 Pues aun con las piedras del campo harás alianza, Y las bestias del campo te serán mansas.
24 Tendrás paz en tu tienda, Y al recorrer tu morada, no echarás nada de menos.
25 Verás asimismo una descendencia numerosa, Y que tu prole es como la hierba de la tierra.
26 Irás al sepulcro en edad madura, Como la gavilla que se recoge a su tiempo.
27 He aquí, todo esto hemos indagado, y así es. Óyelo, y aplícatelo.
© 2018 ERF Medien