Ayuda

La Biblia Textual

Nueva acusación de Elifaz

1 Elifaz temanita habló otra vez y dijo:
2 ¿Puede alguien ser provechoso a Dios? ¿Puede un sabio serle útil?
3 ¿Qué saca ’El-Shadday con que tú seas justo? ¿Qué gana Él si tus caminos son rectos?
4 Pero, ¿te reprocha acaso por tu reverencia, O te lleva a juicio a causa de tu piedad?
5 ¿No es más bien por tu gran impiedad, Y por tus iniquidades, que no tienen fin?
6 Exigías sin razón prendas a tu prójimo, Despojabas de sus ropas al desnudo,
7 No diste agua de beber al sediento, Y negaste el pan al hambriento.
8 Como hombre poderoso, dueño del terruño, Y como enaltecido que habitaba en él,
9 Despedías a las viudas con las manos vacías, Y así, los brazos de los huérfanos fueron quebrantados.
10 Por eso hay lazos en derredor tuyo, Y te espantan terrores repentinos,
11 Y tinieblas, que no te dejan ver, Y te anega una inundación de aguas.
12 ¿No está Dios en la altura de los cielos? ¡Mira cuán altas están las estrellas!
13 Y dijiste: ¿Qué sabe Dios? ¿Podrá distinguir a través del nubarrón?
14 Las espesas nubes lo tapan y no lo dejan ver, Mientras Él pasea por la bóveda celeste.
15 ¿Seguirás la senda antigua, Que hollaron los hombres perversos,
16 Arrastrados antes del tiempo, Cuyos cimientos fueron arrasados por un río?
17 Los que decían a Dios: ¡Apártate de nosotros! ¿Qué puede hacernos ’El-Shadday?
18 Aunque había llenado sus moradas de bienes, Y los malos hacían sus planes sin contar con Él.
19 Pero los justos vieron esto y se alegraron, Los inocentes se rieron de ellos, diciendo:
20 ¡En verdad nuestros adversarios fueron destruidos, Y lo que queda de ellos lo devora el fuego!
21 Reconcíliate y ten paz con Él, Que ello te vendrá bien.
22 Acepta la instrucción de su boca, Y guarda sus dichos en tu corazón.
23 Si te vuelves a ’El-Shadday, serás reedificado. Si alejas de tus tiendas la injusticia,
24 Y arrojas al polvo tu tesoro, Y como piedras del arroyo el oro de Ofir,
25 Entonces ’El-Shadday será tu oro, Y plata preciosa para ti.
26 Entonces te deleitarás en ’El-Shadday, Y alzarás tu rostro a Dios.
27 Orarás a Él, y te escuchará, Y tú podrás cumplir tus votos.
28 Cuando decidas una cosa, te saldrá bien, Y brillará la luz en tus caminos.
29 Cuando otros sean abatidos, dirás: ¡Hay quien levanta y salva al humilde de ojos!
30 Librará aun al que no es inocente, Quien escapará a causa de la limpieza de tus manos.
© 2017 ERF Medien