Ayuda

La Biblia Textual

Esperanza de Job

1 Respondió Job, y dijo:
2 ¿Hasta cuándo afligiréis mi alma Y me aplastaréis con palabras?
3 Con ellas me habéis reprochado ya diez veces. ¿No os avergonzáis de injuriarme?
4 Aunque en verdad yo haya errado, Sobre mí recaería la culpa.
5 Pero si en realidad queréis engrandeceros sobre mí, Y alegar contra mí mi oprobio,
6 Sabed entonces que es Dios quien me ha trastornado, Y me ha envuelto en sus redes.
7 He aquí grito: ¡Violencia! Y no se me responde, Pido auxilio, pero no hay justicia.
8 Él ha bloqueado mi camino para que no pase, Ha llenado de tinieblas mi sendero.
9 Me despojó de mi honor, Y ha quitado la corona de mi cabeza.
10 Me quebranta por todos lados, y perezco, Y ha arrancado mi esperanza como un árbol.
11 Su ira se encendió contra mí, Y me considera entre sus enemigos.
12 Convoca a sus tropas, Se atrincheran contra mí, Y acampan cercando mi tienda.
13 Hizo que mis hermanos se alejaran de mí, Mis conocidos se han hecho del todo esquivos,
14 Me han faltado mis parientes, Y mis amigos íntimos se han olvidado de mí.
15 Mis criadas me tienen por extraño, Cual extranjero soy ante sus ojos.
16 Doy voces a mi siervo, y no me responde, Con mi propia boca tengo que rogarle.
17 Mi aliento es repugnante para mi mujer, Y apesto ante mis propios hermanos.
18 Hasta los muchachos me desprecian, Y me insultan apenas me levanto.
19 Todos los hombres de mi consejo me aborrecen, Y aquellos a quienes amo se vuelven contra mí.
20 Mi piel y mi carne se pegan a mis huesos, Y he escapado tan solo con la piel de mis dientes.
21 ¡Piedad, piedad de mí, amigos míos, Que la mano de Dios me está golpeando!
22 ¿Por qué como Dios me perseguís, Y no os hartáis de escarnecerme?
23 ¡Quién diera que mis palabras fueran escritas! ¡Quién diera que fueran escritas en un rollo!
24 ¡Que con cincel de hierro y plomo, Fueran para siempre esculpidas en la roca!
25 Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo,
26 Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios,
27 Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otros. Mis riñones desfallecen dentro de mí.
28 Porque si la raíz de mi situación está en mí mismo, Entonces, ¿por qué decís: Persigámoslo?
29 ¡Temed ante la espada! Porque la ira de la espada viene a causa de la injusticia, Para que sepáis que hay un juicio.
© 2017 ERF Medien