Ayuda

La Biblia Textual

1 Me llevó luego al atrio exterior, rumbo al norte, y me introdujo en el aposento que estaba frente al atrio y enfrente del edificio, al norte.
2 Por delante de la puerta del norte su longitud era de cien codos, y el ancho de cincuenta codos.
3 Frente al atrio interior (de veinte codos) y al enlosado que tenía el atrio exterior, había una galería que daba frente a la otra galería, en los tres niveles.
4 Por delante de las cámaras había un corredor de diez codos de ancho hacia adentro, y sus puertas daban al norte.
5 Los aposentos más altos eran más estrechos, porque las galerías les quitaban más espacio que las de abajo y las de en medio del edificio,
6 porque estaban en tres pisos, y no tenían columnas como las columnas de los atrios; eran por tanto más estrechas que las inferiores y las intermedias.
7 El muro exterior, paralelamente a los aposentos en dirección al atrio externo (frente a los aposentos), tenía cincuenta codos de largo,
8 porque la longitud de los aposentos que daban al atrio exterior era de cincuenta codos, en tanto que los que daban a la fachada del Santuario eran de cien codos.
9 Por debajo de estos aposentos estaba la entrada al lado oriental, para entrar en ellos desde el atrio exterior.
10 Contra el muro del atrio, hacia el oriente, enfrente del atrio y delante del edificio, había también aposentos,
11 con un pasadizo delante de ellos. Se asemejaban a los aposentos que miraban al norte. Tanto su longitud como su ancho eran lo mismo, y todas sus salidas, conforme a sus puertas y conforme a sus entradas.
12 Así también eran las puertas de los aposentos que miraban al sur, con una puerta al término del pasadizo directamente enfrente del muro de la parte oriental, para quien entraba en los aposentos.
13 Luego me dijo: Los aposentos del norte y los del sur, que están delante del atrio, son los aposentos santos, donde los sacerdotes que se acercan a YHVH comen las santas ofrendas. Allí pondrán las cosas más sagradas: la ofrenda vegetal, el sacrificio por el pecado y el sacrificio por la culpa, porque el lugar es santo.
14 Cuando los sacerdotes entren, no saldrán del lugar santo al atrio exterior, sino que allí dejarán sus vestiduras con que ministran, porque son santas. Y para salir se vestirán otras vestiduras, con las que se acercarán al pueblo.
15 Y cuando terminó de medir el interior de la Casa, me llevó por el camino de la puerta que mira al oriente, y lo midió todo en torno.
16 Midió el costado oriental con la caña de medir: quinientas cañas, medidas en derredor con la caña de medir.
17 Luego midió el costado septentrional: quinientas cañas, medidas en derredor con la caña de medir.
18 Después midió el costado meridional: quinientas cañas, medidas con la caña de medir.
19 Se volvió hacia la parte del poniente y midió quinientas cañas, medidas con la caña de medir.
20 Midió por los cuatro vientos, y el muro que lo rodeaba era de quinientas cañas de longitud por quinientas de ancho, separando el lugar sagrado del profano.
© 2017 ERF Medien