Ayuda

La Biblia Textual

El remanente

1 Me arrebató el espíritu, y en volandas me llevó a la puerta oriental de la Casa de YHVH (la que mira hacia el levante); y allí, junto a la puerta, había veinticinco varones, entre los que distinguí a Jaazanías ben Azur, y a Pelatías ben Benaía, príncipes del pueblo.
2 Y me dijo: Hijo de hombre, éstos son los que maquinan perversidades y dan malos consejos en esta ciudad,
3 pues andan diciendo: No es tiempo ahora de edificar casas. ¡Ésta es la olla y nosotros la carne!
4 Profetiza entonces contra ellos, hijo de hombre.
5 Y el Espíritu de YHVH vino sobre mí, y me dijo: Habla: Así dice YHVH: Oh casa de Israel, habláis así, pero Yo sé las cosas que surgen en vuestra mente.
6 Habéis multiplicado vuestros asesinatos en esta ciudad, y habéis llenado sus calles de cadáveres.
7 Por tanto, así dice Adonay YHVH: Las víctimas que habéis dejado en medio de ella serán la carne, y ella será la olla, de en medio de la cual os hará sacar.
8 Teméis la espada; pues la espada atraeré sobre vosotros, dice Adonay YHVH.
9 Os haré sacar de en medio de ella y os entregaré en manos de extranjeros, y en vosotros haré justicia.
10 Caeréis por la espada. Os juzgaré sobre el territorio de Israel, y sabréis que Yo soy YHVH.
11 Aunque esta ciudad no sea vuestra olla, vosotros seréis la carne en medio de ella. Yo os juzgaré sobre el territorio de Israel,
12 y sabréis que Yo soy YHVH, porque no anduvisteis en mis estatutos ni obedecisteis mis decretos, sino que imitasteis las costumbres de las naciones que os rodean.
13 Y aconteció que mientras yo profetizaba, murió aquel Pelatías ben Benaía. Entonces me postré rostro a tierra y clamando a gran voz, dije: ¡Ay, Adonay YHVH! ¿Destruirás totalmente al remanente de Israel?
14 Y vino a mí palabra de YHVH, diciendo:
15 Hijo de hombre: Los moradores de Jerusalem dicen de tus hermanos, de tus compañeros de exilio, y de la casa de Israel toda entera: ¡Se alejaron de YHVH, y a nosotros nos toca poseer esa tierra!
16 Por tanto, di: Así dice Adonay YHVH: Aunque Yo los arrojé lejos entre las naciones, y aunque los dispersé entre los pueblos, con todo, les seré por un pequeño Santuario en las tierras adonde lleguen.
17 Di, por tanto: Así dice Adonay YHVH: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las naciones en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel.
18 Y volverán allá, y quitarán de ella todas sus idolatrías y todas sus abominaciones.
19 Y les daré un corazón, y les infundiré un espíritu nuevo, y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,
20 para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y Yo les sea por Dios.
21 Pero respecto a aquellos cuyo corazón anda tras el deseo de sus idolatrías y de sus abominaciones, Yo traigo su camino sobre sus propias cabezas, dice Adonay YHVH.
22 Y los querubines alzaron sus alas, y las ruedas en pos de ellos, y la gloria del Dios de Israel estaba sobre ellos.
23 Y la gloria de YHVH se elevó de en medio de la ciudad, y se posó sobre el monte que está al oriente de la ciudad.
24 Y a mí me alzó el espíritu y me volvió a llevar en visión del Espíritu de Dios a la tierra de los caldeos, a los cautivos. Así ascendió de mí la visión que había visto.
25 Y hablé a los cautivos todas las cosas que YHVH me había mostrado.
© 2018 ERF Medien