Ayuda

La Biblia Textual

La fiesta de Purim

1 Y en el mes duodécimo, que es el mes de Adar, a los trece días de ese mes, cuando la orden del rey y su edicto estaban a punto de ejecutarse, en el día en que los enemigos de los judíos esperaban prevalecer sobre ellos, sucedió lo contrario: Que los judíos prevalecieron sobre quienes los odiaban.
2 Y en todas las provincias del rey Asuero los judíos se congregaron en sus ciudades para echar mano a los que habían procurado su desgracia, y nadie pudo resistirlos, porque el temor de ellos había caído sobre todos los pueblos.
3 Y todos los príncipes de las provincias, y los sátrapas, y los gobernadores, y los funcionarios menores del rey, apoyaban a los judíos, porque el temor de Mardoqueo había caído sobre ellos,
4 por cuanto Mardoqueo se había engrandecido en la casa del rey, y su fama se había extendido a todas las provincias, pues el varón Mardoqueo se hacía más y más grande.
5 Y los judíos mataron a todos sus enemigos a filo de cuchillo, con mortandad y destrucción; e hicieron lo que quisieron contra quienes los odiaban.
6 En Susa, la ciudadela, los judíos mataron y destruyeron a quinientos hombres.
7 También mataron a Parsandata, a Dalfón, a Aspata,
8 a Porata, a Adalía, a Aridata,
9 a Parmasta, a Arisai, a Aridai y a Vaizata,
10 los diez hijos de Amán hijo de Hamedata, adversario de los judíos, pero no pusieron la mano en el botín.
11 En aquel día, cuando el rey obtuvo el recuento de los muertos en la ciudadela de Susa,
12 dijo el rey a la reina Ester: En Susa, la ciudadela, los judíos han matado y destruido a quinientos hombres y a los diez hijos de Amán, ¡qué no habrán hecho en las otras provincias del rey! Así pues, ¿cuál es tu petición? Pues te será concedida. ¿Qué más es tu demanda? Pues será satisfecha.
13 Y respondió Ester: Si place al rey, concédase también mañana a los judíos en Susa que hagan conforme a la ley de hoy, y que cuelguen en la horca a los diez hijos de Amán.
14 Y el rey ordenó que se hiciera así. La ley se promulgó en Susa, y colgaron a los diez hijos de Amán.
15 Los judíos que residían en Susa se reunieron también el día catorce del mes de Adar y mataron a trescientos hombres en Susa, pero no pusieron la mano en el botín.
16 En cuanto al resto de los judíos que estaban en las provincias del rey, que se habían reunido para defender sus vidas, tuvieron reposo de sus enemigos luego de haber matado entre los que los odiaban a setenta y cinco mil, pero no pusieron la mano en el botín.
17 Esto fue en el día trece del mes de Adar, y en el catorce del mismo reposaron, y lo hicieron día de banquete y de alegría.
18 Pero los judíos que estaban en Susa se reunieron el día trece y catorce del mismo mes, y el quince reposaron, haciéndolo día de banquete y de alegría.
19 Por eso los judíos aldeanos que habitan en las ciudades abiertas hacen del día catorce del mes de Adar día de regocijo y convite, y día de festividad y en que se envían regalos unos a otros.
20 Y Mardoqueo escribió estas cosas y envió cartas a todos los judíos que había en todas las provincias del rey Asuero, próximas y lejanas,
21 ordenándoles que cada año celebraran el día catorce y quince del mes de Adar,
22 como días en que los judíos tuvieron reposo de sus enemigos, en un mes que se convirtió para ellos de tristeza en alegría y de luto en día de fiesta, y que los hicieran días de banquete, de regocijo y de envío de regalos de cada uno a su prójimo, y de dádivas a los pobres.
23 Y los judíos se comprometieron a seguir esa práctica ya iniciada, tal como Mardoqueo les había escrito,
24 porque Amán hijo de Hamedata, el agagueo, adversario de todos los judíos, había tramado la destrucción de los judíos y había echado Pur, que es la suerte, para turbarlos y exterminarlos;
25 pero al presentarse ella ante el rey, éste ordenó mediante el decreto, que recayera sobre su cabeza el malvado plan que había tramado contra los judíos, y lo colgaran, a él y a sus hijos en el madero.
26 Por esto llamaron aquellos días Purim, del nombre Pur. Por tanto, a causa de todas las palabras de aquella carta, y por lo que ellos habían experimentado con ese motivo, y lo que les había acaecido,
27 los judíos establecieron y tomaron sobre sí y sobre su descendencia y sobre todos los que se unieran a ellos, de modo que nunca fuera anulado, el continuar observando estos dos días según está escrito respecto a ellos, y según su tiempo señalado, en cada año,
28 y que estos días fueran recordados y observados de generación en generación, de familia en familia, en cada provincia y en cada ciudad, y que estos días de Purim no cayeran en desuso entre los judíos, ni su recuerdo cesara entre su descendencia.
29 Por tanto la reina Ester, hija de Abihail, y el judío Mardoqueo, escribieron con plena autoridad, confirmando esta segunda carta de Purim.
30 Y él envió cartas a todos los judíos que había en las ciento veintisiete provincias del reino de Asuero, con palabras de paz y verdad,
31 confirmando los días de Purim en su tiempo determinado, según el judío Mardoqueo y la reina Ester habían ordenado respecto a ellos, y según habían tomado sobre sí mismos y sobre su descendencia, en lo concerniente a los ayunos y a su clamor.
32 Y la orden de Ester confirmó estas cosas del Purim, y fue escrito en el rollo.
© 2017 ERF Medien