Ayuda

La Biblia Textual

Un solo Santuario

1 Estos son los estatutos y los decretos que cuidaréis de cumplir en la tierra que YHVH, Dios de tus padres, te ha dado para que la poseas todos los días que viváis sobre la tierra:
2 Destruiréis completamente todos los lugares donde las naciones que vais a desposeer sirven a sus dioses: sobre los montes altos, encima de las colinas y bajo todo árbol frondoso.
3 Derribaréis sus altares y quebraréis sus estatuas, quemaréis al fuego sus imágenes de Asera y destruiréis las imágenes de sus dioses. Así extirparéis su nombre de aquel lugar.
4 No habéis de servir a YHVH vuestro Dios de esa manera,
5 sino que el lugar que YHVH vuestro Dios escoja entre todas vuestras tribus para poner allí su Nombre para su morada, ése buscaréis, y allá iréis.
6 Allá llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, la ofrenda de vuestra mano, vuestros votos y vuestras ofrendas voluntarias, así como los primerizos de vuestra vacada y de vuestro rebaño.
7 Allí comeréis delante de YHVH vuestro Dios y os regocijaréis, vosotros y vuestras familias, por todo lo que adquiera vuestra mano, aquello con que YHVH tu Dios te haya bendecido.
8 No habéis de hacer según todo lo que nosotros hacemos aquí en el día de hoy, cada uno lo que bien le parece,
9 pues hasta ahora no habéis llegado al descanso ni a la heredad que YHVH tu Dios te da.
10 Pero cuando hayáis pasado el Jordán, y habitéis en la tierra que YHVH vuestro Dios os hace heredar, y Él os haya dado reposo de todos vuestros enemigos alrededor, y habitéis con seguridad,
11 entonces será que al lugar que YHVH vuestro Dios escoja para hacer habitar en él su Nombre, allí llevaréis todo lo que yo os ordeno: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, la ofrenda de vuestra mano y todo lo escogido de vuestros votos que hayáis prometido a YHVH.
12 Entonces os regocijaréis ante YHVH vuestro Dios, vosotros, vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros siervos y vuestras siervas y el levita que esté en vuestras ciudades, por cuanto él no tiene parte ni heredad con vosotros.
13 Guárdate de no ofrecer tus holocaustos en cualquier lugar que veas,
14 sino que en el lugar que YHVH escoja en una de tus tribus, allí ofrecerás tus holocaustos y allí harás todo lo que yo te ordeno.
15 No obstante, podrás sacrificar y comer la carne en todas tus poblaciones, conforme a tu deseo, según la bendición que YHVH tu Dios te haya dado. Tanto el impuro como el limpio la podrán comer, como si fuera de gacela o de ciervo.
16 Sólo que no comeréis la sangre. Como las aguas la derramaréis sobre la tierra.
17 Tampoco podrás comer dentro de tus ciudades el diezmo de tu grano, o de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tu vacada, ni de tu rebaño, ni ofrendas votivas que hayas prometido, ni tus ofrendas voluntarias, ni las ofrendas de tus manos,
18 sino que las comerás delante de YHVH tu Dios, en el lugar que YHVH tu Dios haya escogido, tú y tu hijo y tu hija, tu siervo y tu sierva, y el levita de tus ciudades. Y te regocijarás delante de YHVH tu Dios en toda la obra de tu mano.
19 Cuídate de no desamparar al levita en todos tus días sobre tu tierra.
20 Cuando YHVH tu Dios ensanche tus fronteras como te ha prometido, y digas: Voy a comer carne, porque anhelas comer carne, entonces podrás comer toda la carne que desees.
21 Y si el lugar que YHVH tu Dios escoja para que habite allí su Nombre está lejos de ti, entonces sacrificarás de tu vacada y de tu rebaño que YHVH te haya dado, como te he ordenado, y dentro de tus ciudades podrás comer según todo el anhelo de tu alma.
22 La comerás lo mismo que se come la gacela y el ciervo. Podrán comerla tanto el impuro como el limpio.
23 Solamente que seas firme en no comer sangre, porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con la carne;
24 no la comerás; la derramarás sobre la tierra como las aguas.
25 No comerás de ella, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, porque habrás hecho lo recto ante los ojos de YHVH.
26 Pero tus cosas consagradas, que te pertenezcan, y tus ofrendas votivas, las tomarás e irás al lugar que YHVH haya escogido,
27 y allí ofrecerás tus holocaustos, la carne y la sangre, sobre el altar de YHVH tu Dios. La sangre de tus otros sacrificios será derramada sobre el altar de YHVH tu Dios, pero podrás comer la carne.
28 Guarda y obedece todas estas palabras que yo te ordeno, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre, pues habrás hecho lo bueno y lo recto ante los ojos de YHVH tu Dios.
29 Cuando YHVH tu Dios haya cortado delante de ti a las naciones adonde tú vas para desposeerlas, y las hayas desposeído, y habites en su tierra,
30 aún después que sean destruidas delante de ti, cuídate de no caer en lazo al ir en pos de ellas, y de no indagar respecto a sus dioses, diciendo: ¿Cómo servían estas naciones a sus dioses, para que haga así también yo?
31 No harás así a YHVH tu Dios, porque ellos hicieron con sus dioses todo lo que YHVH aborrece, pues aun a sus hijos y a sus hijas queman en el fuego para sus dioses.
32 Toda la palabra que yo os ordeno cuidaréis de hacerla. No añadirás a ello, ni quitarás de ello.
© 2017 ERF Medien