Ayuda

La Biblia Textual

Belsasar

1 El rey Belsasar hizo un gran banquete para mil de sus príncipes, y bebió vino en presencia de los mil.
2 Recalentado con el vino, Belsasar mandó traer los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había sacado del Santuario de Jerusalem, para que bebieran en ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas.
3 Entonces fueron traídos los vasos de oro que habían sacado del Santuario de la Casa de Dios que hubo en Jerusalem, y brindaron con ellos el rey y sus príncipes, sus mujeres y sus concubinas.
4 Y apurando el vino, alababan a los dioses de oro y de plata, de bronce y de hierro, de piedra y madera,
5 cuando de repente aparecieron los dedos de una mano humana, que escribía delante del candelero sobre lo encalado del muro del palacio real, y el rey veía cómo escribían los dedos.
6 Entonces el rey palideció, y la mente se le turbó, y se debilitaron sus lomos, y sus rodillas daban una contra otra.
7 A gritos el rey mandó que vinieran los magos, astrólogos y adivinos, y dijo el rey a los sabios de Babilonia: El que lea esta escritura y me muestre su interpretación, será vestido de púrpura, y llevará en su cuello un collar de oro, y será el tercer señor del reino.
8 Entonces fueron introducidos todos los sabios del rey, pero no pudieron leer la escritura ni mostrar al rey su interpretación.
9 Entonces el rey Belsasar se turbó sobremanera, y palideció, y sus príncipes estaban perplejos.
10 Pero la reina, motivada por las palabras del rey y de sus príncipes, entró a la sala del banquete, y dijo: ¡Vive para siempre, oh rey! No te turben tus pensamientos, ni palidezca tu rostro.
11 En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y en los días de tu padre, luz e inteligencia y sabiduría, como la sabiduría de los dioses fueron halladas en él, y el rey Nabucodonosor, tu padre, oh rey, lo constituyó príncipe de los magos, astrólogos, caldeos y adivinos,
12 por cuanto en él había un espíritu superior, y ciencia y entendimiento para interpretar sueños, descifrar enigmas y resolver dudas, esto es, en Daniel, al cual el rey puso por nombre Beltsasar. Ahora pues, llámese a Daniel, y él te mostrará la interpretación.
13 Entonces Daniel fue conducido ante el rey. Y dijo el rey a Daniel: ¿Eres tú aquel Daniel de los hijos de la cautividad de Judá, que mi padre trajo de Judea?
14 Yo he oído de ti que el espíritu de los dioses santos está en ti, y que luz, entendimiento y sabiduría preeminente han sido hallados en ti.
15 Y ahora han sido traídos delante de mí los sabios y astrólogos para que leyeran esta escritura y me dieran su interpretación; pero no han podido mostrarme la interpretación del asunto.
16 De ti, sin embargo, he oído que puedes dar interpretaciones y resolver enigmas. Ahora bien, si puedes leer esta escritura y darme su interpretación, serás vestido de púrpura con un collar de oro alrededor de tu cuello, y serás el tercer señor del reino.
17 Entonces Daniel respondió y dijo delante del rey: ¡Quédense tus dones para ti mismo, y da tus premios a otro! Sin embargo, yo leeré el escrito al rey, y le haré conocer la interpretación.
18 Oh rey: ’Elaha ‘Il·laya dio a tu padre Nabucodonosor el reino y la grandeza, la gloria y la majestad.
19 Y por la grandeza que le dio, todos los pueblos, naciones y lenguas temblaban y temían ante él. A quien quería mataba y a quien quería concedía vida; a quien quería engrandecía y a quien quería, abatía.
20 Pero cuando su corazón se ensoberbeció y su espíritu se endureció en su orgullo, fue depuesto del trono de su reino, y despojado de su gloria.
21 Y fue apartado de entre los hijos de los hombres, y su mente se hizo semejante a la de las bestias, y con los asnos monteses fue su morada. Hierba le hicieron comer como a buey, y su cuerpo fue bañado con el rocío de los cielos, hasta que reconoció que ’Elaha ‘Il·laya tiene dominio sobre el reino de los hombres, y que pone sobre él al que le place.
22 Y tú, su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón, sabiendo todo esto.
23 Antes bien, te has ensoberbecido contra el Señor de los cielos, e hiciste traer delante de ti los vasos de su Casa, y tú y tus grandes, tus mujeres y tus concubinas estáis bebiendo en ellos, y además de esto, diste alabanza a dioses de plata y oro, de bronce, de hierro, de piedra y madera, que ni ven, ni oyen, ni saben, pero al Dios en cuya mano está tu aliento, y cuyos son todos tus caminos, nunca honraste.
24 Por lo que de su presencia fue enviada la mano que trazó esta escritura.
25 Esta es, pues, la escritura que fue trazada: Mene, Mene, Tekel, Uparsin.
26 Y esta es la interpretación del asunto: Mene: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin.
27 Tekel: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto de peso.
28 Peres: Tu imperio ha sido roto, y dado a los Medos y a los Persas.
29 Entonces dio orden Belsasar, y vistieron a Daniel de púrpura, con un collar de oro alrededor de su cuello, y proclamaron que él era el tercer señor del reino.
30 En aquella misma noche, Belsasar rey de los caldeos fue muerto.
31 Y Darío, el medo, tomó el reino, siendo de sesenta y dos años de edad.
© 2017 ERF Medien