Ayuda

La Biblia Textual

En Babilonia

1 En el año tercero del reinado de Joacim, rey de Judá, llegó a Jerusalem Nabucodonosor, rey de Babilonia, y la sitió.
2 Y Adonay entregó en su mano a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la Casa de Dios, y los llevó a tierra de Sinar, al templo de su dios, y colocó los utensilios en el tesoro del templo de su dios.
3 El rey ordenó a Aspenaz, jefe de los eunucos, seleccionar algunos israelitas del linaje real y de la nobleza,
4 jóvenes perfectamente sanos, de buen parecer, bien formados en sabiduría, cultos e inteligentes, y aptos para servir en el palacio real, y ordenó que se les enseñara la lengua y literatura de los caldeos.
5 El rey les asignó su ración diaria de la mesa real, y del vino que él bebía, para alimentarlos durante tres años, al cabo de los cuales pasarían a servir al rey.
6 Entre ellos había unos judíos: Daniel, Ananías, Misael y Azarías;
7 a los cuales el jefe de los eunucos les cambió los nombres, llamando a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac, y a Azarías, Abed-nego.
8 Daniel decidió en su corazón no contaminarse con la comida del rey ni con el vino que bebía, por lo que pidió al príncipe de los eunucos que lo dispensara de esa contaminación.
9 Y Dios había concedido a Daniel hallar gracia y afecto de parte del jefe de los eunucos.
10 Y el jefe de los eunucos dijo a Daniel: Temo a mi señor el rey, que ha asignado vuestra comida y bebida. Si él llega a ver vuestros rostros demacrados, en comparación con los jóvenes que son de vuestra edad, peligraría mi cabeza ante el rey.
11 Entonces Daniel dijo al mayordomo, que el jefe de los eunucos había puesto para cuidarlo a él, a Ananías, a Misael y a Azarías:
12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos durante diez días: que nos den legumbres para comer y agua para beber,
13 y luego sea comparado nuestro semblante con los rostros de los jóvenes que comen de la comida del rey, y haz después con tus siervos según hayas visto.
14 Y él convino con ellos, e hizo la prueba durante diez días.
15 Al final de los diez días, sus semblantes tenían mejor parecer y estaban más saludables que todos los jóvenes que comían de los delicados manjares del rey.
16 Por lo cual el mayordomo se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres.
17 Dios concedió a estos cuatro jóvenes conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias, y Daniel sabía además interpretar visiones y sueños.
18 Al cabo del tiempo que el rey había fijado para prepararlos, el jefe de los eunucos los llevó delante de Nabucodonosor.
19 Cuando el rey habló con ellos, no fue hallado entre todos ellos ninguno como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; y así, permanecieron en presencia del rey.
20 Y sobre todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultaba, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.
21 Y Daniel continuó hasta el año primero del rey Ciro.
© 2018 ERF Medien