Ayuda

La Biblia Textual

1 ¡Oh, si tú fueras como mi hermano, que mamó los pechos de mi propia madre! Al hallarte afuera yo te besaría, Y nadie me despreciaría por ello.
2 Te guiaría, te metería en la casa de mi madre, Tú me enseñarías, Y yo te daría a beber vino aromatizado Con el mosto de mis granadas.
3 Su izquierda estaría bajo mi cabeza, Y su diestra me abrazaría.
4 ¡Os conjuro, oh hijas de Jerusalem, Que no disturbéis al amor Ni lo despertéis hasta que quiera!
5 ¿Quién es la que sube del desierto, Recostada sobre su amado? Debajo del manzano te desperté. Allí tuvo los dolores tu madre, Allí tuvo los dolores la que te dio a luz.
6 Ponme como un sello sobre tu corazón, Como una marca sobre tu brazo, Porque fuerte como la Muerte es el amor, Y obstinados son los celos, como el Seol, Sus ascuas son ascuas de fuego, Y sus llamas, llamarada de YH.
7 Las muchas aguas no podrán apagar el amor, Ni los ríos podrán extinguirlo. Si uno diera por el amor todas las riquezas de su casa, De cierto sería menospreciado.
8 Tenemos una hermana pequeña, Que aún no tiene pechos. ¿Qué haremos por nuestra hermana En el día en que sea pedida?

Él

9 Si ella es muro, Le pondremos torrecillas de plata, Y si es puerta, La reforzaremos con tablones de cedro.
10 Yo soy muro, Y mis pechos son torreones, Y ahora soy ante sus ojos Como la mensajera de paz.
11 Salomón tuvo una viña en Baal-hamón. Arrendó la viña a los guardas, Que le traen por su fruto, Cada uno mil siclos de plata.
12 Mi viña, que es mía, está delante de mí. Tú, oh Salomón, tendrás los mil, Y los que guardan su fruto doscientos.
13 ¡Oh, tú que habitas en los huertos, Los compañeros anhelan oír tu voz! ¡Házmela oír!
14 Oh amado mío, apresúrate, Y sé como la gacela o el cervatillo, sobre los montes de los aromas.
© 2018 ERF Medien