Ayuda

La Biblia Textual

1 Cantar de los cantares, según Salomón.
2 ¡Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque tus caricias son mejores que el vino.
3 Tus ungüentos tienen una grata fragancia. Tu nombre es como ungüento derramado, Por eso las doncellas te aman.
4 ¡Atráeme, y correremos en pos de ti! El rey me introdujo en su recámara: Nos regocijaremos y nos alegraremos en ti, Y hallaremos tu amor más fragante que el vino. ¡Con justísima causa te aman!
5 Hijas de Jerusalem, Soy negra, pero codiciable, Como las tiendas de Cedar, Como las cortinas de Salomón.
6 No reparéis en que soy muy morena, Porque el sol me ha mirado. Los hijos de mi madre se airaron contra mí, Me pusieron a guardar las viñas, Y mi viña, que era mía, no la guardé.
7 Hazme saber, oh tú, a quien ama mi alma: ¿Dónde pastoreas? ¿Dónde lo haces descansar al mediodía? Pues, ¿por qué he de ser como una que está velada, Entre los rebaños de tus compañeros?
8 Si no lo sabes, ¡oh tú, la más hermosa de las mujeres! Sal tras las huellas del rebaño, Y apacienta tus cabritas Junto a las cabañas de los pastores.
9 A mi yegua favorita entre los carros de Faraón te he comparado, Oh amada mía.
10 Hermosas son tus mejillas entre las trenzas, Tu cuello, entre collares de corales.
11 Te haremos zarcillos de oro, Con incrustaciones de plata.
12 Mientras el rey está en su reclinatorio, Mi nardo difunde su fragancia.
13 Mi amado es para mí un manojito de mirra, Que reposa entre mis pechos.
14 Ramillete de flores de alheña es mi amado para mí, En las viñas de En-gadi.
15 He aquí eres hermosa, oh amada mía. ¡Cuán bella eres! Tus ojos son como palomas.
16 He aquí eres hermoso, oh amado mío, También placentero. Nuestro lecho es de flores,
17 Las vigas de nuestras casas son de cedro, Y nuestros artesonados, de ciprés.
© 2017 ERF Medien