Ayuda

La Biblia Textual

Reinado de Sedequías Segunda deportación

1 En el año noveno de su reinado, en el décimo mes, a los diez días del mes, aconteció que Nabucodonsor, rey de Babilonia, llegó con todo su ejército contra Jerusalem, y acampó contra ella, y construyeron empalizadas a su alrededor.
2 De tal modo que la ciudad fue sitiada hasta el año undécimo del rey Sedequías.
3 Y a los nueve días del mes cuarto, el hambre prevaleció en la ciudad, y no hubo pan para el pueblo de la tierra.
4 Y abierta ya una brecha en la ciudad, mientras los caldeos tenían la ciudad cercada en derredor, todos los hombres de guerra huyeron de noche por el camino del portón, entre los dos muros, que estaba junto al jardín del rey, y se fue camino del Arabá.
5 Pero el ejército de los caldeos fue tras el rey y lo alcanzó en la llanura de Jericó, y todo su ejército fue dispersado de su lado.
6 Y capturaron al rey, y lo llevaron ante el rey de Babilonia en Ribla, y le dictaron sentencia.
7 Degollaron a los hijos de Sedequías ante sus propios ojos, luego le sacaron los ojos a Sedequías, y atándolo con cadenas de bronce, lo llevaron a Babilonia.
8 En el mes quinto, a los siete días del mes, siendo el año decimonoveno de Nabucodonosor, rey de Babilonia, Nabuzaradán, capitán de la guardia, siervo del rey de Babilonia, llegó a Jerusalem.
9 Y quemó la Casa de YHVH, y el palacio real, y todas las casas de Jerusalem, y también prendió fuego a todas las casas de los nobles.
10 Y todo el ejército de los caldeos que estaba con el capitán de la guardia, derribó los muros alrededor de Jerusalem.
11 Y al resto del pueblo que había quedado en la ciudad, y a los desertores que se habían pasado al rey de Babilonia, y al resto de la multitud, los llevó cautivos Nabuzaradán, capitán de la guardia.
12 Pero el capitán de la guardia dejó algunos de los más pobres del país para que fueran viñadores y labradores.
13 Los caldeos hicieron pedazos las columnas de bronce que había en la Casa de YHVH, así como las bases y el mar de bronce que había en la Casa de YHVH, y llevaron su bronce a Babilonia.
14 También tomaron los calderos, las paletas, las despabiladeras, las cucharas, y todos los utensilios de bronce con que ministraban.
15 Asimismo los incensarios y los tazones; todo lo que era de oro, y todo lo que era de plata: todo se lo llevó el capitán de la guardia.
16 En cuanto a las dos columnas, el único mar y las bases que Salomón había hecho para la Casa de YHVH, no fue posible calcular el peso del bronce de todos esos utensilios.
17 La altura de una columna era de dieciocho codos: sobre ella había un capitel de bronce, y la altura del capitel era de tres codos, con obra de malla y granadas esculpidas alrededor del capitel, todo de bronce. Igual a ésta era la segunda columna, con su obra de malla.
18 Y tomó el capitán de la guardia al sumo sacerdote Seraías, y a Sofonías, segundo sacerdote, y a los tres guardias del portón,
19 y de la ciudad tomó a cierto eunuco que estaba encargado de los hombres de guerra, y a cinco consejeros del rey que se hallaban en la ciudad, y al escriba principal del ejército, que alistaba a la gente del país, y a sesenta hombres del pueblo de la tierra que se hallaban en la ciudad.
20 A éstos tomó Nabuzaradán, capitán de la guardia, y los hizo llevar al rey de Babilonia en Ribla.
21 Y el rey de Babilonia los hirió y les dio muerte en Ribla, en tierra de Hamat. Así fue sacada Judá de su tierra y llevada en cautiverio.
22 Y Nabucodonosor, rey de Babilonia, designó sobre el pueblo que había dejado en tierra de Judá a Gedalías ben Ahicam, hijo de Safán.
23 Cuando todos los capitanes de la tropa, así como sus hombres, oyeron que el rey de Babilonia había designado a Gedalías, fueron a Gedalías en Mizpa: Ismael ben Netanías, Johanán ben Carea, Seraías ben Tanhumet netofatita, y Jaazanías, hijo de un maacateo, ellos y sus hombres.
24 Y les juró Gedalías a ellos y a sus hombres, y les dijo: No tengáis temor de los siervos de los caldeos; habitad en la tierra y servid al rey de Babilonia, y os irá bien.
25 Pero en el mes séptimo aconteció que Ismael ben Netanías, hijo de Elisama, de la estirpe real, fue con diez hombres y atacó a Gedalías, el cual murió junto con los judíos y los caldeos que estaban con él en Mizpa.
26 Y levantándose todo el pueblo, desde el menor hasta el mayor, con los capitanes de las tropas, se fueron a Egipto por temor a los caldeos.
27 En el año trigésimo séptimo del cautiverio de Joaquín rey de Judá, en el mes duodécimo, a los veintisiete días del mes, aconteció que Evil-merodac, rey de Babilonia, en el año en que comenzó a reinar, elevó el rostro de Joaquín, rey de Judá, sacándolo de la cárcel.
28 Y le habló con benevolencia, y puso su trono más alto que los tronos de los demás reyes vasallos en Babilonia.
29 Y cambió los vestidos de su prisión, y comió pan siempre en su presencia, todos los días de su vida.
30 Y en cuanto a su ración diaria, le fue dada una ración continua de parte del rey, cada cosa en su día, todos los días de su vida.
© 2017 ERF Medien