Ayuda

La Biblia Textual

Joás, rey de Judá

1 En el año séptimo de Jehú comenzó a reinar Joás, y reinó cuarenta años en Jerusalem. El nombre de su madre era Sibia, de Beerseba.
2 Y Joás hizo lo recto ante los ojos de YHVH todos sus días en que el sacerdote Joiada lo instruía.
3 Sólo que no se abandonaron los lugares altos, pues el pueblo todavía seguía sacrificando y quemando incienso en los lugares altos.
4 Y Joás dijo a los sacerdotes: Toda la plata consagrada que se acostumbra traer a la Casa de YHVH, tanto la plata del rescate de cada persona, según está estipulado, así como la plata que cada uno trae voluntariamente a la Casa de YHVH,
5 recíbanlo los sacerdotes, cada uno de parte de su administrador, y reparen ellos los portillos de la Casa dondequiera que se hallen grietas.
6 Pero sucedió que en el año vigésimo tercero del rey Joás, los sacerdotes aún no habían reparado los daños de la Casa.
7 Y el rey Joás llamó al sacerdote Joiada y a los sacerdotes, y les dijo: ¿Por qué no habéis reparado los daños de la Casa? Ahora pues, no os quedaréis más con la plata de vuestros conocidos, sino que la entregaréis para reparar los daños de la Casa.
8 Y los sacerdotes consintieron en no tomar más dinero del pueblo, ni estar a cargo de reparar los daños de la Casa.
9 Pero el sumo sacerdote Joiada tomó un cofre, le hizo un agujero en su tapa y lo puso junto al altar, a la derecha, según se entra en la Casa de YHVH, y los sacerdotes que guardaban la puerta depositaban allí toda la plata que era llevada a la Casa de YHVH.
10 Y fue así que cuando veían que había mucha plata en el cofre, el escriba del rey y el sumo sacerdote iban y contaban, y colocaban en bolsas la plata que se hallaba en la Casa de YHVH.
11 Y entregaban la plata que habían contado en las manos de los que estaban encargados de la obra en la Casa de YHVH, quienes pagaban a los carpinteros y constructores que reparaban la Casa de YHVH,
12 y a los albañiles y canteros, y por la compra de madera y piedra tallada para reparar las averías de la Casa de YHVH, y por todo lo que se hacía para reparar la Casa.
13 Pero de aquella plata que ingresó en la Casa de YHVH, no hicieron para la Casa de YHVH tazas de plata, ni despabiladeras, ni tazones, ni trompetas, ni ningún utensilio de oro, ni ningún utensilio de plata;
14 sino que lo entregaban a los que hacían la obra, y reparaban con ello la Casa de YHVH.
15 Además, no exigían cuentas a los hombres en cuya mano se entregaba la plata para hacer los trabajos, pues actuaban honradamente.
16 La plata de las ofrendas por la culpa y la plata de las ofrendas por el pecado no era ingresada a la Casa de YHVH, pues era para los sacerdotes.
17 En aquel tiempo Hazael, rey de Siria, subió y luchó contra Gat, y la conquistó. Y Hazael se dispuso subir contra Jerusalem.
18 Pero Joás, rey de Judá, tomó todos los objetos consagrados que habían ofrecido sus padres Josafat, Joram y Ocozías, reyes de Judá, y sus propios objetos consagrados, y todo el oro que se encontraba en los tesoros de la Casa de YHVH y en la casa real, y lo envió a Hazael rey de Siria, el cual se retiró de Jerusalem.
19 El resto de los hechos de Joás, y todo lo que hizo, ¿no están escritos en el rollo de las Crónicas de los reyes de Judá?
20 Y se levantaron sus siervos y tramaron una conspiración, y mataron a Joás en Bet-milo, en el camino que baja a Sila;
21 porque sus siervos Josacar ben Simeat y Jozabad ben Somer lo hirieron de modo que murió. Y lo sepultaron con sus padres en la ciudad de David, y reinó en su lugar Amasías su hijo.
© 2018 ERF Medien