Ayuda

La Biblia Textual

Consejos pastorales

1 Exhorto pues a los ancianos entre vosotros (yo anciano también con ellos y testigo de los padecimientos del Mesías, que también soy participante de la gloria que va a ser revelada):
2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, no por fuerza, sino voluntariamente, según Dios; no con avaricia de ganancia material, sino de buena voluntad;
3 no enseñoreándoos de la gran heredad, sino siendo ejemplos de la grey.
4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibiréis la corona inmarcesible de gloria.
5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos, y todos vosotros revestíos de humildad los unos para con los otros, porque: Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.
6 Sed humillados, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que os exalte a su tiempo;
7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.
8 Sed sobrios, velad, que vuestro adversario el diablo anda como león rugiente, buscando a quien devorar.
9 Resistidle pues, firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestra hermandad en el mundo.
10 Y el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en el Mesías, después que padezcáis un poco de tiempo, Él mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá, establecerá.
11 A Él sea la soberanía por los siglos, amén.

Despedida

12 Por medio de Silvano, nuestro fiel hermano, según yo lo conceptúo, os he escrito brevemente, exhortándoos y testificando que ésta es la verdadera gracia de Dios: estad firmes en ella.
13 Os saluda la que está en Babilonia, coelegida, y Marcos mi hijo.
14 Saludaos los unos a los otros con ósculo de amor. Paz a todos vosotros, los que estáis en el Mesías.
© 2017 ERF Medien