Ayuda

La Biblia Textual

Las ofrendas del creyente

1 Ahora bien, en cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también tal como ordené a las iglesias de Galacia:
2 Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros ponga aparte, ahorrando de lo que haya prosperado, para que cuando vaya, no se hagan entonces colectas.
3 Y cuando vaya, a los que aprobéis por medio de cartas, a éstos enviaré para que lleven vuestra expresión de bondad a Jerusalem.
4 Y si fuera propio que también yo vaya, irán conmigo.

Intenciones de viaje

5 Y cuando pase por Macedonia, iré a vosotros, pues es necesario que pase por Macedonia.
6 Y quizá me quedaré con vosotros, o aun pasaré el invierno, para que vosotros me encaminéis a donde vaya.
7 Porque no quiero ahora veros de paso, pues si el Señor lo permite, espero permanecer algún tiempo con vosotros.
8 Pero estaré en Éfeso hasta Pentecostés;
9 porque se me ha abierto una puerta grande y eficaz, pero muchos son los que se oponen.
10 Cuando llegue Timoteo, mirad que esté con vosotros sin recelo, porque trabaja en la obra del Señor, lo mismo que yo.
11 Por tanto, nadie lo desprecie, al contrario, encaminadlo en paz, para que venga a mí, porque lo espero con los hermanos.
12 Acerca del hermano Apolos, mucho le rogué que fuera a vosotros con los hermanos. Pero de ninguna manera tenía deseo de ir por ahora; sin embargo irá cuando tenga oportunidad.

Recomendaciones y saludos

13 Velad, estad firmes en la fe, portaos valientemente, sed fuertes.
14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.
15 Y os ruego, hermanos (sabéis que la casa de Estéfanas es primicias de Acaya, y que se dedicaron al servicio de los santos),
16 que estéis a disposición de aquéllos, y de todos los que cooperan y trabajan.
17 Y me regocijo por la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues éstos suplieron vuestra ausencia;
18 porque refrescaron mi espíritu y el vuestro; reconoced pues a los tales.
19 Os saludan las iglesias de Asia. Os saludan cariñosamente en el Señor Aquila y Prisca, con la iglesia que está en su casa.
20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.
21 La salutación va de mi propia mano: Pablo.
22 ¡Si alguno no ama al Señor, sea anatema! ¡Maran-atha!
23 La gracia del Señor Jesús sea con vosotros.
24 Mi amor sea con todos vosotros en Jesús el Mesías.
© 2017 ERF Medien