Job 11

Nueva Versión Internacional (Castilian)

A esto respondió Zofar de Namat: «¿Quedará sin respuesta toda esta perorata? ¿Resultará inocente este hablador? ¿Toda esa palabrería nos dejará callados? ¿Te burlarás sin que nadie te reprenda? Tú afirmas: “Mi postura es la correcta; soy puro a los ojos de Dios.” ¡Cómo me gustaría que Dios interviniera y abriera sus labios contra ti para mostrarte los secretos de la sabiduría, pues ésta es muy compleja![1] Sabrías entonces que buena parte de tu pecado Dios no lo ha tomado en cuenta. »¿Puedes adentrarte en los misterios de Dios o alcanzar la perfección[2] del Todopoderoso? Son más altos que los cielos; ¿qué puedes hacer? Son más profundos que el sepulcro; ¿qué puedes saber? Son más extensos que toda la tierra; ¡son más anchos que todo el mar! 10 »Si viene y te pone en un calabozo, y luego te pide cuentas, ¿quién lo hará desistir? 11 Bien conoce Dios a la gente sin escrúpulos; cuando percibe el mal, no lo pasa por alto. 12 ¡El necio llegará a ser sabio cuando de un asno salvaje nazca un hombre![3] 13 »Pero si le entregas tu corazón y hacia él extiendes las manos, 14 si te apartas del pecado que has cometido y en tu morada no das cabida al mal, 15 entonces podrás llevar la frente en alto y mantenerte firme y libre de temor. 16 Ciertamente olvidarás tus pesares, o los recordarás como el agua que pasó. 17 Tu vida será más radiante que el sol de mediodía, y la oscuridad será como el amanecer. 18 Vivirás tranquilo, porque hay esperanza; estarás protegido[4] y dormirás confiado. 19 Descansarás sin temer a nadie, y muchos querrán ganarse tu favor. 20 Pero los ojos de los malvados se apagarán; no tendrán escapatoria. ¡Su esperanza es exhalar el último suspiro!»