Schließen
BibleServer is a donation based project by ERF Medien. 25 € will help us to secure next years funding.
Ayuda

Nueva Versión Internacional

La ofrenda de la viuda

1 Jesús se detuvo a observar y vio a los ricos que echaban sus ofrendas en las alcancías del templo.
2 También vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas de cobre.1
3 —Les aseguro —dijo— que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás.
4 Todos ellos dieron sus ofrendas de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para su sustento.

Señales del fin del mundo

5 Algunos de sus discípulos comentaban acerca del templo, de cómo estaba adornado con hermosas piedras y con ofrendas dedicadas a Dios. Pero Jesús dijo:
6 —En cuanto a todo esto que ven ustedes, llegará el día en que no quedará piedra sobre piedra; todo será derribado.
7 —Maestro —le preguntaron—, ¿cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de que está a punto de suceder?
8 —Tengan cuidado; no se dejen engañar —les advirtió Jesús—. Vendrán muchos que usando mi nombre dirán: “Yo soy”, y: “El tiempo está cerca.” No los sigan ustedes.
9 Cuando sepan de guerras y de revoluciones, no se asusten. Es necesario que eso suceda primero, pero el fin no vendrá en seguida.
10 »Se levantará nación contra nación, y reino contra reino —continuó—.
11 Habrá grandes terremotos, hambre y epidemias por todas partes, cosas espantosas y grandes señales del cielo.
12 »Pero antes de todo esto, echarán mano de ustedes y los perseguirán. Los entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y por causa de mi nombre los llevarán ante reyes y gobernadores.
13 Así tendrán ustedes la oportunidad de dar testimonio ante ellos.
14 Pero tengan en cuenta que no hay por qué preparar una defensa de antemano,
15 pues yo mismo les daré tal elocuencia y sabiduría para responder, que ningún adversario podrá resistirles ni contradecirles.
16 Ustedes serán traicionados aun por sus padres, hermanos, parientes y amigos, y a algunos de ustedes se les dará muerte.
17 Todo el mundo los odiará por causa de mi nombre.
18 Pero no se perderá ni un solo cabello de su cabeza.
19 Si se mantienen firmes, se salvarán.2
20 »Ahora bien, cuando vean a Jerusalén rodeada de ejércitos, sepan que su desolación ya está cerca.
21 Entonces los que estén en Judea huyan a las montañas, los que estén en la ciudad salgan de ella, y los que estén en el campo no entren en la ciudad.
22 Ése será el tiempo del juicio cuando se cumplirá todo lo que está escrito.
23 ¡Ay de las que estén embarazadas o amamantando en aquellos días! Porque habrá gran aflicción en la tierra, y castigo contra este pueblo.
24 Caerán a filo de espada y los llevarán cautivos a todas las naciones. Los gentiles pisotearán a Jerusalén, hasta que se cumplan los tiempos señalados para ellos.
25 »Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas. En la tierra, las naciones estarán angustiadas y perplejas por el bramido y la agitación del mar.
26 Se desmayarán de terror los hombres, temerosos por lo que va a sucederle al mundo, porque los cuerpos celestes serán sacudidos.
27 Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con poder y gran gloria.
28 Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención.
29 Jesús también les propuso esta comparación: —Fíjense en la higuera y en los demás árboles.
30 Cuando brotan las hojas, ustedes pueden ver por sí mismos y saber que el verano está cerca.
31 Igualmente, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el reino de Dios está cerca.
32 »Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.
33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.
34 »Tengan cuidado, no sea que se les endurezca el corazón por el vicio, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida. De otra manera, aquel día caerá de improviso sobre ustedes,
35 pues vendrá como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra.
36 Estén siempre vigilantes, y oren para que puedan escapar de todo lo que está por suceder, y presentarse delante del Hijo del hombre.
37 De día Jesús enseñaba en el templo, pero salía a pasar la noche en el monte llamado de los Olivos,
38 y toda la gente madrugaba para ir al templo a oírlo.
1 21:2 dos moneditas de cobre. Lit. dos lepta.
2 21:19 Si ... salvarán. Lit. Por su perseverancia obtendrán sus almas.
© 2016 ERF Medien