Schließen
BibleServer is a donation based project by ERF Medien.
25 € will help us to secure next years funding.
Ayuda

La Biblia Textual

Acusación contra Pablo

1 Cinco días después, el sumo sacerdote Ananías bajó con algunos ancianos, y un cierto abogado llamado Tértulo, quienes se presentaron al gobernador contra Pablo.
2 Cuando él compareció, Tértulo comenzó su acusación, diciendo: Como estamos disfrutando de mucha paz gracias a ti, y debido a tu providencia se están haciendo reformas para esta nación,
3 siempre y en todas partes lo recibimos con toda gratitud, oh excelentísimo Félix.
4 Ahora, a fin de no molestarte por más tiempo, te suplico que nos oigas brevemente con tu bondad.
5 Porque hemos hallado que este hombre es una peste que promueve altercados entre los judíos por todo el mundo, siendo además cabecilla de la secta de los nazarenos,
6-7 e incluso intentó profanar el templo, y lo tuvimos que prender.
8 Tú mismo, después de interrogarlo acerca de todas estas cosas, podrás darte cuenta de por qué lo acusamos nosotros.
9 Y los judíos también tomaron parte en la acusación, afirmando que estas cosas eran así.

Defensa de Pablo

10 Cuando el gobernador le hizo señal para que tomara la palabra, Pablo respondió: Sabiendo que desde hace muchos años eres juez para esta nación, con buen ánimo presentaré mi defensa,
11 pudiendo tú cerciorarte de que no hace más de doce días subí a adorar en Jerusalem;
12 y no me hallaron en el templo discutiendo con nadie, ni provocando un motín, ni en las sinagogas, ni en la ciudad;
13 ni pueden ellos comprobar ante ti las cosas de las que ahora me acusan.
14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman secta, así sirvo al Dios de mis antepasados, creyendo todo lo que es conforme a la ley y lo que está escrito en los profetas,
15 teniendo esperanza en Dios, la cual ellos mismos también abrigan, que ha de haber resurrección, tanto de justos como de injustos.
16 Por esto, también yo mismo procuro tener siempre una conciencia irreprensible ante Dios y los hombres.
17 Ahora bien, después de muchos años llegué a mi nación para dar limosnas y ofrendas,
18 en las cuales cosas, después de haberme purificado, me hallaron en el templo, no con turba ni con alboroto,
19 sino causado por algunos judíos de Asia, quienes deberían comparecer ante ti, si algo tienen que alegar contra mí.
20 O si no, que éstos mismos digan qué delito hallaron estando yo delante del Sanedrín,
21 a menos que sea por esta única palabra que dije estando ante ellos: En cuanto a la resurrección de los muertos soy yo juzgado hoy por vosotros.

Prisionero en Cesarea

22 Félix entonces, enterado más exactamente acerca del Camino, les aplazó el asunto, diciendo: Cuando baje el tribuno Lisias, examinaré vuestro caso.
23 Acto seguido, ordenó al centurión que lo custodiara, pero que tuviera libertad y a ninguno de los suyos impidiera atenderlo.
24 Después de algunos días, llegó Félix con Drusila su mujer (que era judía), y llamando a Pablo, lo oyó acerca de la fe de Jesús el Mesías.
25 Pero al disertar él sobre la justicia, el dominio propio y el juicio venidero, Félix se llenó de temor y le dijo: ¡Vete por ahora! Cuando tenga un tiempo conveniente, te enviaré a llamar.
26 Porque al mismo tiempo esperaba que Pablo le diera dinero; por lo cual, lo hacía llamar con frecuencia para conversar con él.
27 Cuando se cumplieron dos años, Félix recibió como sucesor a Porcio Festo, y queriendo congraciarse con los judíos, Félix dejó encadenado a Pablo.
© 2016 ERF Medien