Schließen
BibleServer is a donation based project by ERF Medien. 25 € will help us to secure next years funding.
Ayuda

La Biblia Textual

Reinado de Amasías de Judá

1 Amasías comenzó a reinar cuando era de veinticinco años, y reinó veintinueve años en Jerusalem. El nombre de su madre era Joadán, de Jerusalem.
2 E hizo lo recto a ojos de YHVH, aunque no con un corazón íntegro.
3 Cuando se le consolidó el reino, mató a sus siervos que habían matado a su padre el rey;
4 pero no dio muerte a los hijos de ellos, conforme a lo escrito en la Ley, en el rollo de Moisés, donde YHVH había ordenado, diciendo: No morirán los padres por los hijos, ni los hijos morirán por los padres, sino que cada hombre morirá por su pecado.
5 Después Amasías reunió a los de Judá y los ordenó conforme a sus casas paternas, bajo capitanes de millares y capitanes de centenas, por todo Judá y Benjamín. E hizo un censo de ellos, de veinte años arriba, de los cuales había trescientos mil escogidos, que salían a la guerra y portaban lanza y pavés.
6 Además, tomó a sueldo a cien mil valientes guerreros de Israel por cien talentos de plata.
7 Pero un varón de Dios fue a él, diciendo: Oh rey, no dejes que el ejército de Israel vaya contigo, porque YHVH no está con Israel ni con ninguno de los hijos de Efraín.
8 Si fueras con ellos a la batalla, por mucho que te esfuerces, ’Elohim te derribará delante del enemigo, porque en ’Elohim está la facultad de ayudar o de derribar.
9 Y Amasías preguntó al varón de Dios: ¿Y qué haremos en cuanto a los cien talentos que pagué al ejército de Israel? Y el varón de Dios le respondió: YHVH tiene para darte mucho más que eso.
10 Así Amasías hizo apartar a la tropa que había venido a él desde Efraín, para que volvieran a su lugar, por lo que la ira de ellos se encendió en gran manera contra Judá, y retornaron indignados a su lugar.
11 Pero Amasías se fortaleció, y al frente de su pueblo fue al valle de la Sal y mató a diez mil de los hijos de Seir.
12 Y los hijos de Judá capturaron vivos a otros diez mil, y los llevaron a la cumbre de la peña, y los arrojaron desde la cumbre de la peña, y todos ellos se hicieron pedazos.
13 Pero los soldados de la tropa que Amasías había despedido para que no fueran con él a la batalla, irrumpieron en las ciudades de Judá, desde Samaria hasta Bet-jorón, y mataron a tres mil de ellos y tomaron un gran botín.
14 Pero aconteció que, después que Amasías regresó de la matanza de los edomitas, se trajo consigo los dioses de los hijos de Seir, y los puso para que fueran dioses suyos, y se postró ante ellos, y les quemó incienso.
15 Entonces la ira de YHVH se encendió contra Amasías, y le envió un profeta que le dijo: ¿Por qué has ido en pos de los dioses de un pueblo que no pudo ser librado por ellos de tu mano?
16 Y sucedió que mientras le hablaba, él le respondió: ¿Acaso te hemos puesto por consejero real? ¡Detente, no sea que te maten! Entonces el profeta desistió, pero agregó: Yo sé que ’Elohim ha decidido destruirte, porque has hecho esto y no atiendes a mi consejo.
17 Después Amasías, rey de Judá, tomó consejo y envió a decir a Joás ben Joacaz, hijo de Jehú, rey de Israel: ¡Ven, veámonos cara a cara!
18 Y Joás, rey de Israel, envió a decir a Amasías, rey de Judá: El cardo que estaba en el Líbano envió a decir al cedro que estaba en el Líbano: Da tu hija por mujer a mi hijo. Y pasó una fiera del Líbano y pisoteó el cardo.
19 Tú dices: He aquí he vencido a Edom, y con eso tu corazón se enaltece. Ahora, quédate en tu casa, pues ¿por qué habrás de meterte en conflictos contra la adversidad, y caer tú y Judá contigo?
20 Pero Amasías no escuchó, porque esto provenía de Dios, que los quería entregar en su mano por haber ido en pos de los dioses de Edom.
21 Subió pues Joás, rey de Israel, y él y Amasías, rey de Judá, se vieron las caras en Bet-semes, que pertenece a Judá.
22 Y Judá fue derrotado por Israel, y huyeron, cada uno a sus tiendas.
23 Y Joás, rey de Israel, capturó a Amasías, rey de Judá, hijo de Joás, hijo de Joacaz, en Bet-semes, y lo llevó a Jerusalem, y abrió una brecha de cuatrocientos codos en el muro de Jerusalem, desde la puerta de Efraín hasta la puerta de la esquina.
24 Y tomó todo el oro y la plata, y todos los utensilios que fueron hallados en la Casa de Dios a cargo de Obed-edom, así como los tesoros de la casa real; y tomó rehenes y volvió a Samaria.
25 Y Amasías ben Joás, rey de Judá, vivió quince años después de la muerte de Joás ben Joacaz, rey de Israel.
26 El resto de los hechos de Amasías, primeros y últimos, he aquí ¿no están escritos en el rollo de los Reyes de Judá y de Israel?
27 Y desde el tiempo en que Amasías se apartó de YHVH, tramaron una conjura contra él en Jerusalem; y él huyó a Laquis, pero mandaron tras él a Laquis, y allí lo hicieron morir,
28 y lo llevaron sobre caballos y lo sepultaron con sus padres en la ciudad de Judá.
© 2016 ERF Medien